MENU

Proyecto de ley crea 8 nuevas figuras delictivas sobre...

¿Cuánto le cuesta al Estado los casos de Prisión...

Ilustración Genco Content

Marzo 17, 2017 Comments (0) Views: 437 BLOGS

Todo lo que hay que saber sobre la tributación de los Instrumentos Financieros Derivados

 

En nuestro país los Instrumentos Financieros Derivados (IFD) son utilizados mayoritariamente en el sector agropecuario con el objetivo de asegurarse una cobertura de precios en un mercado internacional donde la volatilidad de los mismos es muy alta y su utilización ha sido creciente en los últimos años, no sólo en cuanto a cantidad de operaciones sino también en número de usuarios y variedad de instrumentos.

Por ejemplo en el negocio de los granos, un productor agropecuario o un acopiador puede asegurarse la rentabilidad de su negocio varios meses antes de la entrega física de los granos, evitando así la exposición a cambios de precios de los mercados internacionales.

Atendiendo a la inexistencia de regulación específica en materia fiscal sobre este tipo de IFD se aprobó la Ley 19.479 el pasado 5 de enero y rige para los IFD liquidados a partir de su vigencia y consideramos es un avance importante ya que brindará seguridad a los contribuyentes y será un factor que incentivará el uso de estos IFD.

A continuación se expondrán los principales puntos que aborda la Ley estableciendo criterios y tratamiento fiscal concreto para su cómputo y liquidación:

 

¿Qué son los IFD?

Se entiende por IFD aquellas formas contractuales donde las partes acuerdan transacciones a realizar en el futuro a partir de un activo subyacente, como los futuros, forwards, opciones y similares.

La Ley establece una lista con definiciones que incluye:

  1. Futuro: acuerdo cuyo importe, objeto y fecha de vencimiento tienen un patrón predeterminado, por el cual el comprador se obliga a adquirir un elemento subyacente y el vendedor a transferirlo por un precio pactado en una fecha futura. Se encuentra sujeto a procedimientos bursátiles de compensación y liquidación diaria.
  2. Forward: acuerdo que se estructura en función a los requerimientos específicos de las partes contratantes para comprar o vender un elemento subyacente en una fecha futura y a un precio previamente pactado.
  3. Swap: acuerdo de permuta financiera mediante el cual se efectúa el intercambio periódico de flujos de dinero calculados en función de la aplicación de una tasa o índice sobre un monto de referencia, así como de variaciones de valor de un activo subyacente.
  4. Opción: acuerdo mediante el cual su tenedor adquiere -mediante el pago de una prima-, el derecho de comprar o vender el elemento subyacente objeto del mismo en una fecha futura a un precio determinado mediante el ejercicio de una opción.

La Ley también faculta al Poder Ejecutivo a definir otros contratos análogos.

 

¿Cómo se determina la fuente de la renta obtenida por IFD?

Los resultados obtenidos por los IFD se consideran renta de fuente uruguaya cuando los negocios sean realizados por contribuyentes de IRAE (Impuesto a la renta de las actividades económicas) o IRPF (Impuesto a la renta de personas físicas).

Por su parte serán de fuente extranjera las derivadas de los IFD obtenidas por contribuyentes de IRNR (impuesto a la renta de no residentes), no quedando gravadas por imposición a la renta en ningún caso.

Lo anterior implica que la fuente para estas operaciones se determina atendiendo a la residencia de quién obtiene la renta, apartándose del principio de territorialidad.

 

¿Cómo se califica y cuando se computa la renta?

El resultado fiscal positivo estará gravado por IRAE o IRPF.

Para el IRPF deben netearse los resultados positivos y negativos y son calificadas como rendimientos de capital mobiliario. En caso de resultar un saldo negativo, el mismo podrá compensarse de posteriores resultados positivos dentro de un plazo máximo de 2 años.

Los resultados que provengan de los IFD se computarán al momento de su liquidación, entendiéndose por tal: el pago, la cesión, enajenación, compensación y vencimiento del IFD.

 

¿Cuál es el tratamiento fiscal de las pérdidas derivadas de IFD?

Se incluyen estas pérdidas dentro de la nómina de pérdidas admitidas en la liquidación del IRAE siempre que la contraparte o intermediario no sea una entidad BONT (residente en un país de baja o nula tributación, o que goce de un régimen especial de baja o nula tributación).

Asimismo, se establece que los resultados provenientes de los IFD no se consideran gastos financieros a los efectos del prorrateo de gastos indirectos asociados a rentas no gravadas y por lo tanto, podrán deducirse en su totalidad.

 

¿Cuál es el tratamiento a efectos del IVA (impuesto al valor agregado) sobre estas operaciones?

Las rentas derivadas de los IFD no se deberán considerar a ningún efecto en la liquidación del IVA.

En este sentido no estarían influyendo en la estructura de ingresos para el prorrateo del IVA compras indirecto.

 

¿Cuál es el impacto en materia de IP (impuesto al patrimonio) sobre estos IFD?

Para el cómputo de activos y pasivos, tanto en el ajuste fiscal por inflación, como en la liquidación del IP, se dispone que en el caso de los IFD sólo se considerará el saldo resultante de su liquidación efectiva. Si este saldo resulta acreedor se dispone que no constituye un pasivo admitido en la liquidación de IP.

En este sentido si la contraparte es un sujeto no residente, se considerará que el mismo constituye un activo exento para IP, con lo cual no aplicará retención del impuesto por el saldo que la entidad del exterior mantenga en nuestro país al cierre del año civil.

Camparte este artículoShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.